JORNADAS DE COMPLIANCE BARCELONA

JORNADAS DE COMPLIANCE BARCELONA

 

13530823_602358069929787_1638688752_n13530529_602358076596453_1434928125_n

 

 

 

 

JORNADAS DE COMPLIANCE BARCELONA.

Han resultado especialmente interesantes ya que muchos empresarios desconocen lo que es, pero resulta una obligación de las empresas derivada de la última reforma del Código Penal que fija la necesariedad de activar unos protocolos de control del comportamiento ético y legalidad en la actuación de las entidades que ahora pueden ser imputadas en tanto que personas jurídicas, mientras que antes solo podían ser imputadas personas físicas.

Para resumir, diremos que se fija la obligación de establecer medidas de vigilancia y control para evitar la comisión de delitos. Así, la determinación del actuar de la persona jurídica afecta a su responsabilidad penal directa.

UNA SENTENCIA MUY FAVORABLE PARA NUESTRO CLIENTE.

UNA SENTENCIA MUY FAVORABLE PARA NUESTRO CLIENTE.

El Juzgado de Primera instancia nº 7 de Vilanova i La Geltrú, ha dictado sentencia estimado íntegramente la demanda de divorcio interpuesta por un ciudadano australiano que desde el año 2013, junto con su ahora ex pareja , también de nacionalidad australiana, habían trasladado su residencia a España, concretamente en Sitges, donde viven con sus dos hijos menores de edad.
Los Juzgados de Vilanova y la Geltrú resultaban competentes para conocer el divorcio entre ambos cónyuges de nacionalidad australiana en aplicación del art. 22.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y del Reglamento 2201/2003 de 27 de noviembre de 2003 relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia matrimonial.

En dicha sentencia se acuerda el divorcio de los cónyuges, la guarda y custodia compartida de los hijos comunes de ambos litigantes , las relaciones económicas entre los cónyuges, y , como excepcionalidad, la disolución del régimen matrimonial australiano que resultaba vigente entre los cónyuges.

El Juez, ha estimado íntegramente la demanda y en especial no sólo la declaración de la disolución del régimen económico matrimonial, si no su ejecución efectiva con atribuciones firmes de cantidades dinerarias dentro del mismo proceso de divorcio.
El apoyo legal a dicha petición de la parte actora, hoy estimada por el Juez, se halla en que siendo la ley aplicable a la disolución del matrimonio entre ciudadanos australianos , la ley nacional común al matrimonio, que resulta ser la australiana, concretamente la Family Law Act 1975, dicha legislación establece la disolución efectiva del régimen económico matrimonial, como un efecto del divorcio, de tal forma que el Juez que resuelva sobre el divorcio no puede aplazar, a que sea visto en ulterior procedimiento, los efectos económicos del divorcio sobre los bienes del matrimonio cuando las partes estén solicitando el divorcio.

LO REALMENTE IMPORTANTE DE ESTA SENTENCIA ES QUE HEMOS CONSEGUIDO QUE EL JUEZ DE VILANOVA I LA GELTRÚ ENTRARA A DIRIMIR CUESTIONES ECONÓMICAS, USANDO LA LEY AUSTRALIANA, RESPECTO DE BIENES E INMUEBLES EXISTENTES EN AUSTRALIA, TRAS UNA DURA LUCHA POR LA COMPETENCIA CON LOS BUFETES AUSTRALIANOS QUE PREFERÍAN A LOS TRIBUNALES DE SIDNEY.

Un magnífico trabajo del despacho y especialmente de la letrada Montgoi Abelló.

LA SEÑORA BIEN, EL FIN DE SEMANA GLAMUROSO Y LA POLI.

LA SEÑORA BIEN, EL FIN DE SEMANA GLAMUROSO Y LA POLI.

La señora Toña Cebrero,  acomodada, de postín y gente bien barcelonesa, no pudo acudir a una (quizá dos) citaciones que le había enviado un Juzgado de Instrucción de Vilanova i Geltrú para un asunto de poca gravedad.

Al poco, la muy abultada agenda social de la señora Cebrero la hizo desplazarse a Jerez de la Frontera donde, hospedada en un hotel de cinco estrellas, tenía que ver y codearse con gente de la política andaluza, así como de pilotos de fama internacional de los que han hecho historia.

Doña Toña Cebrero, subió al avión y se acomodó en la butaca de primera clase con una idea fija en la mente y presa de una gran preocupación.

Temía haber olvidado en su ajuar alguna pieza o complemento de lucimiento y ornato ante tan importantes políticos y gallardos deportistas que iban a participar en una sucesión de eventos en muchos de los cuales tenía Doña Toña una participación activa y estelar.

Apenas pensó en la citación cuando sus labios degustaron el vino blanco que le sirvió la azafata,

Doña Toña ignoraba que,  en tierra, el Juez dictaba contra ella una orden de búsqueda y detención que libró inmediatamente a la policía.

Suerte que por cuestiones internas del Ministerio del Interior del Reino de España la comunicación entre la policía Nacional, la Guardi Civil y los Mossos  d’Escuadra no tienen una conexión óptima entre sus bases de datos. Así doña Toña pudo pasar sonriente ante los agentes de la Guardia Civil que en el aeropuerto de Jerez la observaron con admiración valorándose, sus andares porte y distinción, esos mismos que   en caso  contrario, la hubieran enmanillado públicamente a la llegada de su avión pues las órdenes de búsqueda y detención son especialmente controladas en pasajeros de vuelos o en la entrada de hoteles, por eso nos piden siempre el carnet de identidad.

Lo peor estaba por llegar.

Doña Toña se enteró telefónicamente por su abogado de lo que estaba sucediendo en aquel Juzgado de Vilanova i la Geltrú .

Así como que  en cualquier momento la Policía Nacional o la Guardia Civil podrían ir a detenerla a su hotel, ante el alcalde y en pleno evento.

Doña Toña Cebrero ignoraba, además, que ningún juez andaluz hubiera podido ponerla en libertad hasta que no llegara una orden directamente de Vilanova i la Geltrú. El Juzgado de Guardia de Jerez no hubiera podido ponerla en libertad porque el proceso ya se estaba siguiendo en Barcelona y la orden de detención era del Juez barcelonés y lo peor de todo es que era viernes.

Doña Toña palideció, y automáticamente cambió la copa de vino blanco por un destilado con mucho hielo.

El vía crucis de sus abogados en Barcelona organizando correspondencia judicial, a las 14 horas del viernes, entre el Juzgado de Barcelona y el Juzgado Decano de Jerez es para otra historia, pero técnica y aburrida.

Lo más interesante hubiera sido saber cómo hubiesen reaccionado los detenidos de la noche jerezana que abarrotaban el cuartelillo con la irrupción glamurosa de Toña Cebrero.

Aunque quizá, en este país, hubiera podido aparecer en Sálvame (el de luxe, por supuesto).

Yo me alegro por Doña Toña, es mi cliente y sabe,  además, que la aprecio.

Todo el equipo la aprecia, pero quizá este aire socarrón y mordaz le haga entender que las citaciones  Judiciales son más importantes de lo que a veces creemos.

Y que conste que no la protegió el ángel de la guarda cubriéndola con sus alas blancas, sino una abogada del despacho que, envuelta en la toga negra se arrastró y humilló lo indecible ante un Juez para de Doña Toña no tuviese problemas en sus glamurosos eventos.diva con perro2